Familiares arrebatan a SINAGER cadáver de coronel, asegurando que no murió de COVID en La Ceiba

La Ceiba, Atlántida. Familiares y amigos del teniente coronel retirado que fungió por mucho tiempo como el jefe del Cuerpo de Bomberos de La Ceiba les arrebataron a las autoridades del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), el ataúd que transportaban desde San Pedro Sula, Cortés, con sus restos mortales.

Según sus parientes, el teniente coronel Henry Stanley había muerto en San Pedro Sula por complicaciones de la diabetes, enfermedad que padecía desde hace muchos años y les habían prometido que se les haría la respectiva entrega en la ciudad para que lo velaran por un espacio de tiempo y después le dieran cristiana sepultura.
Los ánimos de los familiares se enardecieron cuando se les dijo que Stanley era sospechoso de COVID-19 y, por tanto, iba directo a ser enterrado, sin lugar para velatorios.

Después de la triste noticia que confirman es completamente falsa, familiares y amigos se apostaron en la carretera CA-13, a la altura de la entrada de la colonia Los Bomberos, con la misión de arrebatarles el ataúd y para eso los interceptaron con dos vehículos y les obstaculizaron el paso.

Prevaleció la voluntad de los apesarados deudos que, una vez con el propósito conseguido, se tuvieron que enfrascar en agrias discusiones con efectivos militares que llegaron a reforzar a sus compañeros que escoltaban el cadáver, pero al final los dejaron salir con el féretro del teniente coronel.

“Yo lo llevaba al Seguro Social porque le pegaba un hipo de hasta dos horas, tenía historial de diabetes y le hicieron exámenes y que el sodio estaba demasiado bajo y que su cerebro estaba inflamado, le pusieron oxígeno y que lo iban a referir a San Pedro Sula, donde lo tendrían en cuidado intensivo, ya que había equipo profesional para atenderlo”, contó doña Betty de Stanley, su compañera de hogar.

“Sus riñones estaban colapsando y allá en San Pedro tardaron tres horas para hacerse cargo de él y de un solo lo metieron a la sala de pacientes con COVID; a él ya le habían hecho el examen y salió negativo”, señaló.

Por su parte, George Webster, uno de sus hijos, dijo que ante la desesperación y las mentiras de las autoridades tuvo que buscar su gente y quitarles el cadáver de su padre para darle cristiana sepultura. “Este señor que está tirado allí es un icono de La Ceiba, no es cualquier hombre. No me quedó de otra que enfrentarme a los militares dispuesto a morirme porque a la muerte no le tengo miedo, pero por mi familia voy a hacer lo que sea”, concluyó. (GH).

About Berti

Check Also

Es inaceptable que los ricos pisoteen a los pobres por la vacuna, dice la OMS

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, …