Nueva versión mutante del COVID determina que se propaga más rápido, pero no enferma más

Un estudio global encontró pruebas contundentes de que una nueva forma del coronavirus se ha extendido desde Europa a EE.UU. La nueva mutación hace que el virus sea más propenso a infectar a las personas, pero no parece enfermarlos más que las variaciones anteriores del virus, informó el jueves un equipo internacional de investigadores.

“Ahora es la forma dominante que infecta a las personas”, dijo a CNN Erica Ollmann Saphire, del Instituto de Inmunología de La Jolla y el Consorcio de Inmunoterapia de Coronavirus, que trabajó en el estudio.

“Este es ahora el virus”.

El estudio, publicado en la revista Cell, se basa en un trabajo anterior que el equipo realizó y que se lanzó en un servidor de preimpresión a principios de año. La información compartida sobre secuencias genéticas había indicado que cierta versión mutante del virus estaba asumiendo el control.

Ahora el equipo no solo ha verificado más secuencias genéticas, sino que también ha realizado experimentos con personas, animales y células en placas de laboratorio que muestran que la versión mutada es más común y que es más infecciosa que otras versiones.

“Sabemos que el nuevo virus está en mejor forma. No parece a primera vista como si fuera peor”, dijo Saphire.

La mutación afecta la proteína espiga, la estructura que utiliza el virus para ingresar a las células que infecta. Ahora los investigadores están verificando si esto afecta si el virus puede ser controlado por una vacuna. Las vacunas actuales que se están probando se dirigen principalmente a la proteína espiga, pero se hicieron usando cepas más antiguas del virus.

El estudio, publicado en la revista Cell, confirma trabajos anteriores que sugieren que la mutación había hecho que la nueva variante del virus fuera más común. Los investigadores llaman a la nueva mutación G614, y muestran que ha reemplazado casi por completo la primera versión que se extendió en Europa y EE.UU., llamada D614.

Sin efecto sobre la supervivencia del paciente

“Nuestros datos de seguimiento global muestran que la variante G614 se ha extendido más rápido que D614”, escribieron en su informe la bióloga teórica Bette Korber del Laboratorio Nacional de Los Alamos y sus colegas. “Interpretamos que esto significa que es probable que el virus sea más infeccioso”, agregaron. “Curiosamente, no encontramos evidencia del impacto de G614 en la gravedad de la enfermedad”.

Esto podría ser una buena noticia, dijo Lawrence Young, profesor de oncología médica en la Universidad de Warwick del Reino Unido, que no participó en el estudio.

“El trabajo actual sugiere que si bien la variante G614 puede ser más infecciosa, no es más patógena. Existe la esperanza de que a medida que la infección por el SARS-CoV-2 se propague, el virus podría volverse menos patógeno”, dijo en un comunicado.

El equipo probó muestras tomadas de pacientes en toda Europa y EE.UU. y secuenciaron los genomas. Compararon estas secuencias del genoma con lo que se ha compartido públicamente. La comparación de estas secuencias les ayudó a dibujar un mapa de la propagación de las dos formas.

“Hasta el 1 de marzo de 2020, la variante G614 era rara fuera de Europa, pero a finales de marzo había aumentado su frecuencia en todo el mundo”, escribieron.

Incluso cuando la forma D614 había causado epidemias generalizadas, en lugares como Gales y Nottingham en Inglaterra, así como en el estado de Washington, descubrieron que G614 se hizo cargo una vez que apareció.

“El aumento en la frecuencia de G614 a menudo continúa mucho después de que las órdenes de confinamiento se implementaran y después del siguiente período de incubación de dos semanas”, agregaron. Hay algunas excepciones, incluida la zona de Santa Clara, California e Islandia, donde la forma D614 más antigua nunca fue reemplazada por la variante G más nueva.

Es de tres a nueve veces más infeccioso

La nueva versión parece multiplicarse más rápido en el tracto respiratorio superior (nariz, senos paranasales y garganta), lo que explicaría por qué pasa más fácilmente, dijeron los investigadores.

Pero las pruebas en 1.000 pacientes hospitalizados con coronavirus en Gran Bretaña mostraron que a los infectados con la nueva versión no les fue peor que a los que se contagiaron con la cepa original.

David Montefiore, de la Universidad de Duke, y sus colegas probaron el virus en el laboratorio. “Pudimos probar si la forma G del virus era más infecciosa que la forma D”, dijo a CNN Montefiore, director del Laboratorio de Investigación y Desarrollo de Vacunas contra el SIDA.

“Todos los resultados coincidieron en que la forma G era de tres a nueve veces más infecciosa que la forma D”, agregó. “Ahora teníamos pruebas experimentales que apoyaban, en parte, lo que Bette estaba viendo en su análisis de las secuencias en todo el mundo: la forma G tenía una ventaja de aptitud en términos de infectividad”.

Las pruebas de laboratorio del virus en acción confirmaron lo que habían mostrado los mapas genéticos.

“Estos hallazgos sugieren que la forma más nueva del virus puede transmitirse aún más fácilmente que la forma original. Independientemente de si esa conclusión se confirma o no, destaca el valor de lo que ya eran buenas ideas: usar máscaras y mantener el distanciamiento social”, dijo Korber en un comunicado.

Otras mutaciones a menudo van junto con la mutación G614, pero no está claro qué efecto tienen. “La primera secuencia que detectamos que portaba las cuatro mutaciones fue muestreada en Italia el 20 de febrero”, escribieron. “En cuestión de días, este haplotipo fue muestreado en muchos países de Europa”.

La mutación G614 puede neutralizarse con suero convaleciente, el producto sanguíneo tomado de personas que se han recuperado de una infección por coronavirus, dijo Saphire. Su equipo analizó la sangre donada por seis sobrevivientes de coronavirus en San Diego.

“Buscamos para ver si el rango de anticuerpos en la sangre de las personas era tan efectivo para neutralizar el nuevo virus como lo era el virus anterior. De hecho, fue un poco mejor”, dijo.

“Eso fue un alivio”.

A los investigadores les preocupaba que si la nueva mutación hacía que el virus creciera más rápido y a niveles más altos, se necesitaría más esfuerzo del sistema inmunitario para neutralizarlo. “En estos seis individuos de San Diego, ese no fue el caso”, dijo Saphire.

Se necesita más trabajo, por supuesto, para solidificar los hallazgos y ver qué significan los cambios para la epidemia y para los pacientes, dijeron los investigadores.

“Hay posibles consecuencias para las vacunas. Estamos investigando activamente esas posibles consecuencias”, dijo Montefiore.

Y, por supuesto, están atentos a otras mutaciones. “Podríamos haber esquivado una bala con esta mutación en particular”, dijo Saphire. “Sin embargo, eso no quiere decir que otra mutación no pueda estar por encima de esta”, agregó.

About Berti

Check Also

Es inaceptable que los ricos pisoteen a los pobres por la vacuna, dice la OMS

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, …