Histórica misión tripulada de SpaceX y la NASA: todo lo que necesitas saber
   

 Las apuestas nunca han sido tan altas para SpaceX, de Elon Musk. El miércoles, la compañía intentó enviar a dos astronautas de la NASA a la Estación Espacial Internacional en una misión llamada Demo-2 y no pudo por mal tiempo. Lo intentarán de nuevo este sábado.

Será la primera vez en la historia que una compañía aeroespacial comercial lleva humanos a la órbita de la Tierra. La NASA y los aficionados al espacio han esperado casi una década para este hito, que marcará el comienzo del regreso de los vuelos espaciales humanos desde suelo estadounidense.

Nueva oportunidad

La NASA y los aficionados a temas del espacio se sintieron decepcionados el miércoles cuando se suspendió el primer intento debido al clima. Han esperado casi una década para este hito, que marcará el comienzo del regreso de los vuelos espaciales humanos al suelo de EE.UU.

El próximo lanzamiento está programado para el sábado a las 3:22 pm ET. Pero sobre si el cohete despegará o no, lo más probable es que eso se determine según el pronóstico del tiempo, nuevamente.

Hasta el viernes por la mañana, el 45a Ala Espacial, un brazo del ejército de EE.UU. que supervisa todos los lanzamientos de cohetes de la costa este, predice un 50% de posibilidades de que el clima se mantenga lo suficiente como para lanzarse el sábado. Y las probabilidades son ligeramente mejores, alrededor de un 60% de posibilidades, para la próxima ventana de oportunidad de despegue el domingo 31 de mayo a las 3:00 p.m. ET.

Es temporada de huracanes en Florida central, y eso significa que los oficiales de lanzamiento están lidiando con condiciones climáticas que a menudo son severas y extremadamente volubles.

Después de soportar varias tormentas eléctricas y una advertencia de tornado el miércoles, el cielo comenzó a aclararse a la hora del despegue. Pero, en última instancia, las nubes y el riesgo de relámpagos era demasiado alto para permitir el lanzamiento.

Con solo unos minutos restantes en el reloj de cuenta regresiva, las autoridades incluso sugirieron el miércoles que el cohete podría haber despegado si el tiempo de lanzamiento hubiera sido solo 10 o 20 minutos más tarde.

Pero esa no es una posibilidad para esta misión, ya que los astronautas se dirigen al espacio para conectarse con la Estación Espacial Internacional, que orbita a unas 250 millas (402 km) sobre la Tierra y recorre más de 17.000 millas por hora (27.358 km/). Eso significa que la nave espacial tendrá que seguir un cronograma de lanzamiento extremadamente preciso.

Los planes de la NASA y SpaceX podrían cambiar en cualquier momento entre ahora y el sábado por la tarde, dependiendo de cómo cambie el pronóstico.

También requerirá bastante suerte. Si el cohete falla y la cápsula Crew Dragon de SpaceX necesita usar su sistema de aborto de emergencia para arrojar a los astronautas a un lugar seguro, aterrizarán en el océano. Y eso significa que los funcionarios deben asegurarse de que el aterrizaje no se vuelva más peligroso por una tormenta severa u olas fuertes, por lo que escanean un tramo masivo del océano hasta la costa de Irlanda. El equipo también utiliza todo tipo de instrumentos, incluidos radares y globos meteorológicos, para garantizar que el cohete tenga una conducción suave en toda la atmósfera superior.

El lanzamiento de la nave espacial Crew Dragon de SpaceX avanza a pesar de la pandemia de covid-19, que ha cerrado las operaciones privadas y gubernamentales en Estados Unidos. La NASA dice que debe continuar con la misión para mantener la Estación Espacial Internacional, un gigantesco laboratorio de órbita, con personal completo de astronautas estadounidenses.

El alto funcionario de la agencia espacial, Jim Bridenstine, también dijo que espera que este lanzamiento inspire asombro y suba el ánimo de la gente durante la actual crisis de salud.

¿Por qué es importante?

Estados Unidos no ha lanzado sus propios astronautas al espacio desde que el Programa del Transbordador Espacial terminó en 2011. Desde entonces, los astronautas de la NASA han tenido que viajar a Rusia y entrenar en la nave espacial Soyuz del país. Esos asientos le han costado a la NASA hasta US$ 86 millones cada uno.

Pero la agencia espacial decidió no crear su propio reemplazo para el transbordador. En cambio, le pidió al sector privado que desarrollara una nave espacial capaz de transportar con seguridad a los astronautas hacia y desde la Estación Espacial Internacional, una decisión controvertida considerando que la NASA nunca antes había subcontratado el desarrollo de una nave espacial con calificación humana. La idea era que las empresas comerciales podrían reducir los costos e impulsar la innovación, y la NASA tendría más tiempo y recursos para concentrarse en explorar más profundamente el sistema solar.

About Berti

Check Also

El papa lamenta que el consumismo “ha secuestrado la Navidad”

CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco lamentó hoy que el consumismo «ha secuestrado la Navidad» …